Las azoteas verdes, son una implementación que ha adquirido no sólo un carácter estético, también funcionan como una barrera, pues captan la radiación solar, lo cual evita la tendencia a sobrecalentarse que caracteriza tanto a los pavimentos asfálticos como al concreto y al acero, materiales que en conjunto invaden la mayor parte de la ciudad y que emiten el ya conocido efecto de isla calor. Asimismo son utilizadas para la captación de agua pluvial, evitando que toda ésta se vaya directamente a los drenajes o alcantarillados.

Imagen

Poner una azotea verde no es tarea sencilla, en primera instancia se requiere de un Ingeniero estructurista o de un arquitecto que evalúe si el inmueble puede soportar la carga, la humedad y el volumen del sustrato; entre otros aspectos técnicos. Generalmente en una azotea naturada los techos o las losas deben soportar entre 110 y 130 kg/m2 como mínimo.

En segundo lugar, es necesario identificar las bajadas pluviales, levantar pretiles si es necesario. En tercer lugar colocar la membrana impermeabilizante  y los drenes que permitan una distribución homogénea del agua.

Por último la selección de la paleta vegetal, debe ser realizada por un experto en la materia pues es necesario conocer que tipo de planta cumple con las características específicas para desarrollarse en una azotea: riego, crecimiento de raíz, follaje, tipo de sustrato, entre otros.

Anuncios